CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • APRENDIZAJE CONSCIENTE MINDLEARNING

miércoles, 22 de febrero de 2017

RESOLUCION DE CONFLICTOS DESDE LA MIRADA DE EL/LA NIÑ@


Al tomar consciencia me doy cuenta de que la mirada de el/la niña ante los conflictos está lejos de la mía muchas veces. Donde yo veo un conflicto, ell@s ven un juego, una manera de comunicarse. 
Gracias a una amiga, Yvonne Laborda que compartió conmigo y demás amigas de la tribu de madres conscientes, su manera de resolver, ayudar, acompañar conflictos, hice un klik, y llevo practicando ese modo durante unos meses, y llego a la conclusión de que la clave es observar, esperar  y si se acercan a pedir ayuda, preguntar antes de actuar, de hablar, de opinar, los tiempos de silencio son cruciales. 
A mí como maestra, acompañante de niñ@s de 4 y 5 años se me acercan muchas veces niñ@s diciéndome que otr@ niñ@ les ha pegado, insultado, molestado, hecho daño de alguna forma. Yo antes actuaba, intervenía de manera directiva, creando víctima y agresor/a, culpable, no culpable, buscando una solución definitiva y rápida y siempre desde mi perspectiva de adulta, de cómo yo había visto la situación, cómo a mí me afectaba lo ocurrido, como si a mí me lo hubieran hecho.
Ahora cuando vienen, me agacho a su altura para poder parar,  mirarnos, y les escucho, luego les valido con un ah! sí? Te puedo ayudar? Necesitas algo? Las respuestas verbales son en mi experiencia las menos importantes o auténticas, pero las miradas, los gestos, los lloros, son muy naturales. Las primeras veces suelen mirarme cómo sorprendid@s de que no intervenga rápidamente, otras no paran de repetir cómo ha sido la agresión, una y otra vez, y yo le vuelvo a decir que de acuerdo, te han  pegado, te han insultado, ... tú que necesitas? te puedo ayudar? 
Y las respuestas son varias, un@s me dicen que no necesitan nada, y se van, otros, me dicen que necesitan mimitos,cariño, otras me dicen que necesitan que les pidan perdón, otr@s que sólo querían chivarse, otr@s que les gustaría que en ese momento estaría allí con ell@s su madre, padre, hermano,....
Os invito a que lo probéis, la energía es muy positiva y el ambiente mejora, en la mayoría es un transmitir el malestar que sienten con nosotras, la necesidad de ponerle palabras y que nosotras validemos lo que están sitiéndo. 

sábado, 18 de febrero de 2017

CUANDO EL/LA NIÑ@ NO QUIERE ENTRAR EN LA ESCUELA POR LA MAÑANA



L@s niñ@s están conectad@s con su ser esencial, es decir, cuando necesitan algo, nos lo hacen saber. Algunas veces con su llanto, otras con un gesto, con una palabra, con un grito, tirando algo al suelo, otras no queriendo separarse de nosotras.
Esto ocurre muchas veces cuando les llevamos a la escuela, con prisa, queriendo aparcar cerca, que entren content@s, nos despidan sonrientes, nos digan que nos vayamos tranquilas que ell@s están bien.
Cuando les llevamos a la escuela, los momentos de ir con ell@s hasta allí, y de recibirles al salir son mágicos, y como tales os animo a cuidar estos momentos. 
Al llevarles la serenidad, la calma, el amor, la escucha, el estar con y para ell@s.
Y al ir a recibirles, complacencia, escucha, flexibilidad, calma, estar, un abrazo, un qué te apetece, contarles cómo nos ha ido a nosotras el día sin ell@s y compartir desde el validar lo que nos digan, si se han aburrido, si nos han echado de menos, si les han tratado mal, .... darle la importancia que ell@s le den, dar presencia. 

CUANDO L@S NIÑ@S LLORAN AL ENTRAR EN LA ESCUELA


Hay niñ@s que lloran al entrar en la escuela, van content@s con sus madres, padres, hasta llegar justo a la puerta, donde hacen un klik y no quieren pasar por ese umbral. 
Esto incomoda a la madre y padre de es@ niñ@, a otras madres, otros padres, a algunas maestras,... se ponen nervios@s, no saben cómo hacer, cómo acompañar. 
Yo este año, este curso he tenido la suerte de tener un niño al que le costaba separarse de su madre y esta madre me dijo que a ella le gustaría que viniera a la escuela porque sentía que era bueno para su hijo pero que quería que fuera de una manera calmada, sin ejercer la fuerza, con tiempo, calma, paciencia. Yo le dije que estaba completamente de acuerdo y que les acompañaría en este proceso. 
Un proceso que duró un mes y medio de ir su madre con él cada mañana hasta la puerta, y preguntarle si quería entrar o no. Yo les saludaba de lejos, y a veces ni eso. Otr@s niñ@s del grupo se empezaron a interesar por lo que le ocurría e iban hasta donde él a invitarle, animarle, pero él no, decía que no. 
Hasta que un día dijo que sí y entró con un amigo, subió y yo le acepté tal cual, con su distancia ,su seriedad, su desconfianza, preguntándole antes de tomar ninguna decisión que le pudiera influir de algún modo.
A día de hoy entra con una sonrisa de oreja a oreja, y nos abrazamos cada mañana, somos compañer@s de viaje. Nos comprendemos y respetamos. 
Gracias.

lunes, 6 de febrero de 2017

PUEDEN L@S NIÑ@S EN LA ESCUELA CUANDO TIENEN SED, BEBER AGUA? PUEDEN IR AL BAÑO CADA VEZ QUE LO NECESITAN?


PUEDEN L@S NIÑ@S EN LA ESCUELA CUANDO TIENEN SED, BEBER AGUA? PUEDEN IR AL BAÑO CADA VEZ QUE LO NECESITAN? Y EN EL INSTITUTO?

Las necesidades de l@s niñ@s pueden ser primarias, básicas, fisiológicas, motrices, emocionales, intelectuales. Como maestra consciente mi labor de acompañamiento siento que ha de ser intentar cubrir las necesidades de l@s niñ@s que acompaño. 
Por ello en mi aula la ida y venida al baño es libre, cada cual desde su necesidad. Hay algun@s que van por necesidad fisiológica, primaria, básica, otr@s por la necesidad emocional de acompañar a un/a amigo, otr@s por la necesidad motriz de moverse del aula al baño durante unos segundos, minutos para estirar las piernas, otr@s por la necesidad intelectual de explorar, investigar el espacio del aula al baño y el propio baño. 



Agua, el agua está en nuestra aula presente, hay una jarra y cada un@ tiene su vaso. El/la niñ@ que primero tiene la necesidad de beber llena la jarra, la trae. El agua es fundamental para estar hidratad@s. En la escuela suele hacer mucho calor, y la actividad requiere estar hidratad@s. Cada un@ bebe según su necesidad.



Os invito a una pequeña meditación, parar, cerrar los ojos o entornarlos, y tomar una postura cómoda y digna. Entonces tomar consciencia de cómo tienes el cuerpo, sentirlo, respirarlo. Luego sentir la emoción que sientes, respirarla. Por último y ver qué pensamiento te viene a la mente, y respirarlo. 
Cuando lo hayas hecho mantente ahí con los ojos cerrados y piensa unos segundos que tienes sed y vas a ir a beber y alguien te dice que no, que en ese momento no puedes porque tienes que seguir haciendo lo que estés haciendo. Cómo se sentiría tu cuerpo, cómo tu corazón, cual sería tu emoción, y cual tu pensamiento. Siéntelo por unos segundos.
 Y ahora imagina que tuvieras ganas de ir al baño y alguien te dijera que has de esperar a ir con tus compañeras a la vez, o cuando termines de hacer lo que estás haciendo. O que puedes ir cuando termine la clase. Cómo te sentirías, cómo estaría tu cuerpo, tu mente. 
Quizás al hacerla sientas soledad, pena, frustración, impotencia, sed, no aguantar las ganas de mear, dolor de tripa, inquietud, calor, agobio. Quizás también hayas recordado cuando eras pequeña, a mí me ha pasado al hacerla, o cuando mis hij@s lo eran.  
Es una meditación para ponernos en el lugar de la otra persona, para practicar la compasión, poder sentir el sufrimiento de la otra persona, estas meditaciones nos ayudan a ser mejores personas, y a ser más amables. 



domingo, 5 de febrero de 2017

YVONNE LABORDA EN LEIOA

Este mes el día 11 hace dos años que escribí un email a Yvonne Laborda con mi sentir de aquel entonces, y hasta hoy que somos amigas. Yvonne Laborda durante este tiempo ha sido inspiradora para mí, me ha ayudado, acompañado a ser mejor madre, esposa, maestra, amiga, mujer,... Por todo esto y más llevaba tiempo queriendo invitarla a que viniera por dónde yo vivo y compartiera, despertara, moviera corazones, diera voz a l@s niñ@s, jóvenes que por aquí viven, sienten, piensan, están,... Ella con su generosidad innata me dijo que sí y gracias a Eukene de Laboragunea que nos ha dejado el espacio y a unas 30 familias que han querido compartir, escuchar, estar, ha sido posible. 

Gracias a todas y cada una de vosotras.