CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • APRENDIZAJE CONSCIENTE MINDLEARNING

martes, 30 de mayo de 2017

PRESENCIA EN LA ENTRADA Y EN LA SALIDA DE LA ESCUELA




La hora de entrada en la escuela es para mí, desde mi experiencia, un momento de pura atención plena. Un momento en el que como maestra tengo que estar atenta, tengo que observar, cómo viene cada niñ@, cuándo viene cada un@ de l@s niñ@s que acompaño. A veces me cuesta, se me escapa algun@, se me escapa la necesidad que tiene en ese momento. Es un momento de calma, en el que no tengo prisa, estoy en el aquí y el ahora. Dando tiempo, acogiendo, abrazando, besando, saludando con un guiño, estando, respetando lo que cada niñ@ necesita. Ser consciente de que acaban de despedirse en la mayoría de los casos de la persona que más quieren en la vida, y saben que les queda un largo día por delante hasta volver a encontrarse. 
Como madre siento que tengo que seguir el ritmo de mis hij@s hasta que nos separemos en la puerta, soltar, aceptando si quiere o no ir, si me dice que quiere estar conmigo, y explicarle desde la serenidad y la seguridad que quiero que se quede allí por unas horas y que luego iré a buscarle. Cuando yo estoy segura de lo que hago, mis hij@s lo sienten y ello les da seguridad.
 Os invito a que mañana al ir a la escuela sigáis el ritmo de vuestr@s hij@s al caminar hasta la puerta, os agachéis, les miréis a los ojos, y aceptéis lo que os diga. Si es que no quiere ir, que lo entendéis, y que aun así tiene que ir, porque vosotras lo necesitáis, que quiere estar con vosotras pues que eso es muy hermoso, y que a vosotras también os gustaría. Soltar y aceptar. 



.La hora de la salida en la escuela es una explosión de emociones algunas contenidas, otras con un deseo de ser compartidas en el mismo momento del encuentro, emoción y emoción. 
Como maestra la hora de la salida es algo que mimar, que cuidar, que compartir. En mi experiencia no es hora de ir en fila, esperar, recoger, retroceder, es hora de salir, salir con amor y confianza en que el lugar de donde nos vamos es seguro y nos quieren, nos respetan ,que cuando volvamos tendremos allí nuestro lugar. 
Como madre la hora de la salida es un momento de encuentro, de compartir, de intimidad emocional que en primera infancia no podemos compartir con nadie, no podemos compartirles con llamadas, mensajes del móvil. Hemos de estar con nuestr@ hij@ y nosotr@s sol@s, junt@s, con presencia. 
Muchas madres me comparten que salen de la escuela y al de un rato se enfadan, o no quieren compartir en el parque con otr@s niñ@s. En mi experiencia no es el momento de compartir más. No es momento de compartir por obligación, de esperar turnos en los columpios.
En la escuela tradicional l@s niñ@s se ven obligad@s a compartir. Compartir mirada, sitio, juegos, materiales,... 
Cuando salen necesitan intimidad emocional, exclusividad, mirada, atención. 
Os invito a que mañana cuando vayáis a buscar a vuetr@ hij@ antes de ir, paréis y os dejéis sentir, cómo estáis, y lo aceptéis, lo respiréis. Y después de esa pequeña pausa vayáis a buscarle, llenas de presencia, aceptando cómo sale, cómo viene, qué dice, qué comparte, sin juzgarle, sin pedirle que haga, diga o sienta otra cosa de la que hace, dice o siente. Os invito a que le observéis, le escuchéis, no hacen falta preguntas, escuchar es amor, estar es amor. 
Publicar un comentario