CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • APRENDIZAJE CONSCIENTE MINDLEARNING

lunes, 6 de febrero de 2017

PUEDEN L@S NIÑ@S EN LA ESCUELA CUANDO TIENEN SED, BEBER AGUA? PUEDEN IR AL BAÑO CADA VEZ QUE LO NECESITAN?


PUEDEN L@S NIÑ@S EN LA ESCUELA CUANDO TIENEN SED, BEBER AGUA? PUEDEN IR AL BAÑO CADA VEZ QUE LO NECESITAN? Y EN EL INSTITUTO?

Las necesidades de l@s niñ@s pueden ser primarias, básicas, fisiológicas, motrices, emocionales, intelectuales. Como maestra consciente mi labor de acompañamiento siento que ha de ser intentar cubrir las necesidades de l@s niñ@s que acompaño. 
Por ello en mi aula la ida y venida al baño es libre, cada cual desde su necesidad. Hay algun@s que van por necesidad fisiológica, primaria, básica, otr@s por la necesidad emocional de acompañar a un/a amigo, otr@s por la necesidad motriz de moverse del aula al baño durante unos segundos, minutos para estirar las piernas, otr@s por la necesidad intelectual de explorar, investigar el espacio del aula al baño y el propio baño. 



Agua, el agua está en nuestra aula presente, hay una jarra y cada un@ tiene su vaso. El/la niñ@ que primero tiene la necesidad de beber llena la jarra, la trae. El agua es fundamental para estar hidratad@s. En la escuela suele hacer mucho calor, y la actividad requiere estar hidratad@s. Cada un@ bebe según su necesidad.



Os invito a una pequeña meditación, parar, cerrar los ojos o entornarlos, y tomar una postura cómoda y digna. Entonces tomar consciencia de cómo tienes el cuerpo, sentirlo, respirarlo. Luego sentir la emoción que sientes, respirarla. Por último y ver qué pensamiento te viene a la mente, y respirarlo. 
Cuando lo hayas hecho mantente ahí con los ojos cerrados y piensa unos segundos que tienes sed y vas a ir a beber y alguien te dice que no, que en ese momento no puedes porque tienes que seguir haciendo lo que estés haciendo. Cómo se sentiría tu cuerpo, cómo tu corazón, cual sería tu emoción, y cual tu pensamiento. Siéntelo por unos segundos.
 Y ahora imagina que tuvieras ganas de ir al baño y alguien te dijera que has de esperar a ir con tus compañeras a la vez, o cuando termines de hacer lo que estás haciendo. O que puedes ir cuando termine la clase. Cómo te sentirías, cómo estaría tu cuerpo, tu mente. 
Quizás al hacerla sientas soledad, pena, frustración, impotencia, sed, no aguantar las ganas de mear, dolor de tripa, inquietud, calor, agobio. Quizás también hayas recordado cuando eras pequeña, a mí me ha pasado al hacerla, o cuando mis hij@s lo eran.  
Es una meditación para ponernos en el lugar de la otra persona, para practicar la compasión, poder sentir el sufrimiento de la otra persona, estas meditaciones nos ayudan a ser mejores personas, y a ser más amables. 



Publicar un comentario en la entrada