CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • APRENDIZAJE CONSCIENTE MINDLEARNING

viernes, 24 de marzo de 2017

FRASE DE YVONNE LABORDA: PIENSA EN ALGO QUE TE APASIONA HACER, Y HAZLO CON TU HIJA O HIJO



Esta es una frase de mi amiga Yvonne Laborda, y que la comparto con vosotras, ya que a mí me ha llegado en un momento en el que buscando mi pasión, tomo consciencia de lo importante que es compartirla. Ya que al ser pasión llega a la otra persona y la otra persona se contagia.
Entre mis pasiones siempre una ha sido cantar, y aun siendo pasión no la he practicado de adulta. Cuando era niña cantaba a diario en casa unas horas, me encantaba poner música y cantar todas las canciones con un micrófono. 
Después lo dejé y ahora lo he retomado ya que pensé, me encanta cantar, y no suelo cantar, por no encontrar un espacio, una persona para hacerlo. Entonces decidí que por mi cuenta, empiezo con youtube que habrá vídeos con letras y la música, y el otro día lo hice, busqué canciones y estuve cantando.
Mientras cantaba mis hij@s estaban en la habitación de al lado y cuando estaba
cantando oí abrir y cerrar la puerta de su habitación. Canté
unas tres, cuatro canciones y después entré a recoger ropa colgada en su habitación. Y al salir mi hijo me dijo : " Ama, te he visto tan a gusto cantando que me han entrado ganas de cantar una canción contigo" Guauuuuuu! Qué bueno!! Salió de la habitación y me propuso la de Limón y Sal de Julieta Venegas, la buscamos y la cantamos abrazados bailando, fue tan amoroso, maravilloso que lo quería compartir con vosotr@s.

L@s niñ@s siempre están dispuest@s a compartir, a hacer con nosotr@s, a estar con nosotras. En la escuela las pasiones se dejan de lado ya que los contenidos, objetivos, expectativas ocupan mucho espacio y tiempo.
Yo me he propuesto buscar, observar, intentar encontrar las pasiones de cada un@ de l@s niñ@s que comparten conmigo en la escuela momentos de sus vidas y desde sus pasiones y las mías hacer que muchos ratos sean amorosos, divertidos, llenos de color.



viernes, 17 de marzo de 2017

EN LA ESCUELA, ¿SE SOCIALIZA O SE CONVIVE EN GRUPO, MANADA, TRIBU?



Oigo muy a menudo que la escuela es el lugar ideal para que l@s niñ@s se socialicen, que si no van a la escuela tendrán problemas para relacionarse con sus iguales, que quizás no ir a la escuela les haga no tener amig@s, les provoque a estar en soledad por no poderse adaptar a......
Ahí está el asunto en mi opinión, en mi experiencia, se habla de la socialización como una interiorización de normas. Yo siento que como maestra mi acompañamiento ha de ser a como aprender desde la experiencia a convivir en manada, en tribu, en grupo desde las necesidades de cada un@, y desde el lugar en el cada un@ estemos observando, parando, escuchando, flexibilizando, llegando a acuerdos, RESPETANDO!! 
He tomado consciencia de que por eso me chirriaba la palabra "socializar" eso de si no vas a la escuela.... quizás luego....no tengas amig@s. L@s niñ@s no saben de escuelas cuando ven a otr@ niñ@, cuando ven a otr@ niñ@ dependiendo de la edad, del desarrollo, de la necesidad, se relacionarán desde un lugar, es decir desde el lugar y el momento en el que se encuentre cada un@.
Pensando en la socialización en la escuela, se le llama a ir to@s junt@s a todas partes, tengas ganas o no. Hacer tod@s la misma actividad o parecida a la misma hora tengas necesidad o no. Si quieres hablar, esperar, ya que igual otr@ quiere hablar o no es tu turno, si hay 4 naranjas y somos 20 repartirlas a partes iguales aunque un@ quizás no le apetezca comer naranja y a otr@ le apetezca comerse 2 naranjas,....
Falta de naturalidad, de autenticidad, falta de escucha, de observar las necesidades reales, legítimas de l@s niñ@s, y que hacen que para algun@s esta socialización escolar sea tan dura, tan dura. 
Es que mi hij@ no se adapta a la escuela, es que su hij@ no se adapta a la escuela, no socializa,... 
Además l@s grupos de pedagogas, maestras a veces nos centramos, ponemos el foco en est@s niñ@s. Niñ@s que ante su necesidad en la escuela de estar unos momentos consigo mism@s, de no poder seguir el ritmo de la escuela no adaptado a sus necesidades estén en la escuela sol@s, o de la mano de la maestra o siguiendo a la maestra allá a dónde va. Mientras las maestras, las familias,  pensando que qué le pasará, por qué no querrá estar con l@s demás y sólo con la persona adulta que le acompaña. Cuando ese niñ@ quizás tiene 2 años, 3 años, 4 años. 
Estar en grupo es sano, natural, pero de 9:00 de la mañana a 16:00, 16:30, 17:00 de la tarde también? A nosotras nos gustaría estar con mujeres y hombres de nuestro pueblo, de nuestra edad, toda la mañana, a la hora de comer, a la hora de después de comer, y parte de la tarde? En mi experiencia, no, y eso es natural, básico, fundamental. Siendo consciente de esto quizás no lo podamos cambiar pero sí comprender  y así flexibilizar y comprender.
Es fundamental saber cuáles son las necesidades de l@s niñ@s para poder acompañarles, escucharles, observarles, estar. 
Vivir es mucho más que relacionarse con las personas de tu misma edad, de tu mismo pueblo, es aprender a escuchar y a compartir desde el corazón , con personas de todas las edades, las que en nuestras vidas nos vayamos encontrando y en eso estoy gracias a que tengo la oportunidad en la escuela de poder observar y escuchar a decenas de niñ@s, mirarles a l@s ojos e intentar acompañarles desde ahí.

lunes, 13 de marzo de 2017

LA PUNTUALIDAD ES IMPORTANTE EN LA ESCUELA?





En las escuelas en las que he estado durante estos últimos 13 años se da una importancia muy grande a la puntualidad. Que tod@s l@s niñ@s entren a la misma hora. Cinco minutos tarde puede ser motivo de conflicto. Puede ser el motivo de una bronca, un castigo, una retirada de mirada, un reproche, una mala cara. 
La importancia de la puntualidad para que la cual se  cumpla se forman comisiones en la escuela para garantizarla.
Yo acompaño en infantil, pero esto se perpetua hasta el instituto, donde por llegar tarde, dependiendo de la maestra pueda la joven, el joven quedarse fuera del aula durante esa hora, y además tener una amonestación. Además de si no eres aceptad@ el quedarte fuera puede hacerte sentir muy sola.
En infantil no hay amonestaciones, sí retirada de mirada, quedarte fuera del aula un rato, mala cara de tu maestra, palabras no amorosas, amenazas, y consecuencias, castigo, y que tus compañer@s vean en ti un problema por llegar tarde. Ya que la maestra te juzga por llegar tarde, haciendo que el ambiente del grupo se enrarezca.
Yo os invito a reflexionar sobre esto durante unos segundos, un minuto. El llegar puntual en qué mejora nuestra relación con l@s niñ@s? Qué hay tan importante a las nueve de la mañana que no se pueda hacer a las nueve y cinco, y diez, y cuarto, y media, o a las diez?
Lo importante en mi experiencia es recibir a el /la niñ@ con amor, los brazos abiertos, llegue a la hora que llegue, ya que viene de estar con su familia, la cual ha tenido una razón legítima para no llegar a la hora.
Se oye en la escuela, es que si dejamos que un/a llegue tarde esto será un desmadre, es que rompe el ritmo de l@s demás niñ@s, es que tienen que venir cuando vienen l@s demás,..
En mi experiencia la flexibilidad en la entrada nos da amor, amor y más amor, seguridad de venir por el pasillo y que l@s compañer@s les van a recibir con amor, y yo también, con un abrazo, un beso, les vamos a ayudar a dejar su mochila, su chamarra, les vamos a invitar a que se sienten con nosotr@s, o a que hagan lo que estemos haciendo, un abrazo, un qué tal estás,...Una sonrisa desde el corazón, content@s de que haya venido porque cómo ha venido y a qué hora es lo que menos nos importa.

sábado, 4 de marzo de 2017

LAS NORMAS HACEN QUE LA ESCUELA PESE

El cumplimiento de las normas en la escuela nos quita tiempo para estar presentes, amables, conscientes con l@s niñ@s en la escuela. 
Las normas favorecen la discusión, el no entendimiento, la frustración de l@s niñ@s y de las personas adultas, las maestras que las imponen en la escuela.
Las normas suelen el ser el punto de unión entre la maestra y la madre, padre de el/la niñ@. Mucho tiempo en las reuniones con la familia se dedica a el cumplimiento o no de las normas.
Mucho tiempo de reuniones entre maestras se emplea en buscar normas para que l@s niñ@s hagan lo que nosotras queremos, pensamos que es mejor para ell@s, por su seguridad, para ser mejores personas.
Yo me cuestiono si esto es real, legítimo, natural, amable, respetuoso, pedagógico, educativo, amoroso. 
Y me sale del corazón directamente un NOOOOOOO!
En mi opinión la norma pesa, duele, cuesta ponerla, cumplirla, desune, frustra, produce sufrimiento, compara, enjuicia.
 Muchas normas en la escuela están puestas desde nuestra necesidad de silencio, orden, limpieza. 
Y otras muchas para que nosotras no tengamos que estar con presencia. 

Por ello os propongo maestras del mundo una práctica de mindfulness, atención plena.
Buscar un sitio tranquilo, donde podáis sentaros, llevad hoja y boli, lápiz.
Elaborad una lista con diez normas que haya en vuestra aula, escuela. Escribidlas en un papel, numeradlas.
Leed la primera, y reflexionar sobre si sería posible quitarla, cambiarla por un principio, y hacedlo al día siguiente con otra y al siguiente. 
Y así día a día con todas. 
Yo lo he hecho, y os aseguro que las normas por seguridad de l@s niñ@s son mínimas, y que muuuuchas se pueden cambiar, amoldar a las necesidades de l@s niñ@s e incluso quitar.
Consiguiendo así un ambiente sano, de confianza y de amor en el aula y en la escuela.

miércoles, 22 de febrero de 2017

RESOLUCION DE CONFLICTOS DESDE LA MIRADA DE EL/LA NIÑ@


Al tomar consciencia me doy cuenta de que la mirada de el/la niña ante los conflictos está lejos de la mía muchas veces. Donde yo veo un conflicto, ell@s ven un juego, una manera de comunicarse. 
Gracias a una amiga, Yvonne Laborda que compartió conmigo y demás amigas de la tribu de madres conscientes, su manera de resolver, ayudar, acompañar conflictos, hice un klik, y llevo practicando ese modo durante unos meses, y llego a la conclusión de que la clave es observar, esperar  y si se acercan a pedir ayuda, preguntar antes de actuar, de hablar, de opinar, los tiempos de silencio son cruciales. 
A mí como maestra, acompañante de niñ@s de 4 y 5 años se me acercan muchas veces niñ@s diciéndome que otr@ niñ@ les ha pegado, insultado, molestado, hecho daño de alguna forma. Yo antes actuaba, intervenía de manera directiva, creando víctima y agresor/a, culpable, no culpable, buscando una solución definitiva y rápida y siempre desde mi perspectiva de adulta, de cómo yo había visto la situación, cómo a mí me afectaba lo ocurrido, como si a mí me lo hubieran hecho.
Ahora cuando vienen, me agacho a su altura para poder parar,  mirarnos, y les escucho, luego les valido con un ah! sí? Te puedo ayudar? Necesitas algo? Las respuestas verbales son en mi experiencia las menos importantes o auténticas, pero las miradas, los gestos, los lloros, son muy naturales. Las primeras veces suelen mirarme cómo sorprendid@s de que no intervenga rápidamente, otras no paran de repetir cómo ha sido la agresión, una y otra vez, y yo le vuelvo a decir que de acuerdo, te han  pegado, te han insultado, ... tú que necesitas? te puedo ayudar? 
Y las respuestas son varias, un@s me dicen que no necesitan nada, y se van, otros, me dicen que necesitan mimitos,cariño, otras me dicen que necesitan que les pidan perdón, otr@s que sólo querían chivarse, otr@s que les gustaría que en ese momento estaría allí con ell@s su madre, padre, hermano,....
Os invito a que lo probéis, la energía es muy positiva y el ambiente mejora, en la mayoría es un transmitir el malestar que sienten con nosotras, la necesidad de ponerle palabras y que nosotras validemos lo que están sitiéndo. 

sábado, 18 de febrero de 2017

CUANDO EL/LA NIÑ@ NO QUIERE ENTRAR EN LA ESCUELA POR LA MAÑANA



L@s niñ@s están conectad@s con su ser esencial, es decir, cuando necesitan algo, nos lo hacen saber. Algunas veces con su llanto, otras con un gesto, con una palabra, con un grito, tirando algo al suelo, otras no queriendo separarse de nosotras.
Esto ocurre muchas veces cuando les llevamos a la escuela, con prisa, queriendo aparcar cerca, que entren content@s, nos despidan sonrientes, nos digan que nos vayamos tranquilas que ell@s están bien.
Cuando les llevamos a la escuela, los momentos de ir con ell@s hasta allí, y de recibirles al salir son mágicos, y como tales os animo a cuidar estos momentos. 
Al llevarles la serenidad, la calma, el amor, la escucha, el estar con y para ell@s.
Y al ir a recibirles, complacencia, escucha, flexibilidad, calma, estar, un abrazo, un qué te apetece, contarles cómo nos ha ido a nosotras el día sin ell@s y compartir desde el validar lo que nos digan, si se han aburrido, si nos han echado de menos, si les han tratado mal, .... darle la importancia que ell@s le den, dar presencia. 

CUANDO L@S NIÑ@S LLORAN AL ENTRAR EN LA ESCUELA


Hay niñ@s que lloran al entrar en la escuela, van content@s con sus madres, padres, hasta llegar justo a la puerta, donde hacen un klik y no quieren pasar por ese umbral. 
Esto incomoda a la madre y padre de es@ niñ@, a otras madres, otros padres, a algunas maestras,... se ponen nervios@s, no saben cómo hacer, cómo acompañar. 
Yo este año, este curso he tenido la suerte de tener un niño al que le costaba separarse de su madre y esta madre me dijo que a ella le gustaría que viniera a la escuela porque sentía que era bueno para su hijo pero que quería que fuera de una manera calmada, sin ejercer la fuerza, con tiempo, calma, paciencia. Yo le dije que estaba completamente de acuerdo y que les acompañaría en este proceso. 
Un proceso que duró un mes y medio de ir su madre con él cada mañana hasta la puerta, y preguntarle si quería entrar o no. Yo les saludaba de lejos, y a veces ni eso. Otr@s niñ@s del grupo se empezaron a interesar por lo que le ocurría e iban hasta donde él a invitarle, animarle, pero él no, decía que no. 
Hasta que un día dijo que sí y entró con un amigo, subió y yo le acepté tal cual, con su distancia ,su seriedad, su desconfianza, preguntándole antes de tomar ninguna decisión que le pudiera influir de algún modo.
A día de hoy entra con una sonrisa de oreja a oreja, y nos abrazamos cada mañana, somos compañer@s de viaje. Nos comprendemos y respetamos. 
Gracias.