CRIANZA CONSCIENTE YOGA MINDFULNESS

  • MINDFULNESS PARA UNA MISMA, MINFULNESS SI ACOMPAÑAS A NIÑ@S, MINDFULNESS SI ACOMPAÑAS A JÓVENES, MINDFULNESS CON LA PAREJA, MINDFULNESS EN LA ESCUELA Y EL INSTITUTO MINDLEARNING

lunes, 16 de abril de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 32 : MINDFULNESS Y LAS MANÍAS

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 32: MINDFULNESS Y LAS MANÍAS





Practicar esta Chispita de Mindfulness es en mi experiencia muy divertido.
A mí practicar esta Chispita de Mindfulness me ha ayudado a conocerme más y más. 
A salir de los automáticos, de lo establecido, de lo impuesto y empezar a experimentar, probar, que hay muchas maneras de hacer las cosas. 
Te invito a que en el día a día vayas PARANDO y sintiendo que eso que sueles hacer siempre de una manera y que por ello intentas que tu hij@, tu pareja, tu amig@, tu compañera, tu .... lo haga del mismo modo, de la misma manera, te hace sentir feliz.
Si haciendo eso que es para ti un ritual, algo sagrado e intentando que tu hij@, tu parej@, tu amig@, tu perr@, tu.... lo haga mejora vuestra relación, os une más y más.
Yo practico esta Chispita de Mindfulness desde hace un tiempo y me ha ayudado a SOLTAR tantas maneras de hacer, de pensar, de sentir que hacía desde el automático. 
Que hacía, decía, sentía, pensaba desde la costumbre, desde la manía de hacerlo así. 
Desde el porque eso es así.
Quizás es poner el tenedor a la derecha y el cuchillo a la izquierda.
Quizás es dar siempre un beso al entrar o salir de casa.
Quizás es usar un trapo para secar las manos y otro para los platos.
Quizás es hacer la cama antes de salir de casa.
Quizás es dormir sin calcetines.
Quizás es ...
Quizás es sentir vergüenza cuando tu hij@ no saluda a las personas por la calle.
Sea lo que sea eso que haces, piensas, dices, sientes porque sí, porque te lo ha dicho alguien antes, porque así lo hacía tu madre, tu abuelo, porque así actúan las personas buenas, porque así se ha hecho toda la vida,.... te invito a que PARES, y si tienes la suerte de tener hij@s de primera infancia, jóvenes, niñ@s en tu vida, les observes cómo ell@s hacen, dicen, sienten, actúan de forma natural ante esas situaciones y te dejes contagiar por su autenticidad.
A mi pareja y a mi esta Chispita nos ha cambiado la vida.
Y mis hij@s jóvenes agradecen muuuuchíiiimo que practiquemos esta Chispita.
Y l@s niñ@s que acompaño en la escuela también. 




lunes, 9 de abril de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 31: MINDFULNESS AL HABLAR DESDE EL YO


CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 31: MINDFULNESS AL HABLAR DESDE EL YO


Esta Chispita de Mindfulness es para mí, sanadora.
Ahora que mis hij@s son jóvenes, practicar esta Chispita me carga de energía, de amor.
Esta Chispita hace que nuestra relación sea cada vez más íntima emocionalmente.
Gracias a ell@s, a mis hij@s creé esta Chispita.
 Mis hij@s me ponen de manifiesto que necesitan expresar qué sienten desde su propio sentir, a su ritmo, en su tempo.

Queriendo ayudar, acompañar a mis hij@s muchas veces les he dicho, preguntado si sentían o no alguna emoción.
Frases como: "Eso que te han dicho, quizás, te haya hecho sentir triste,....?", "¿Estás aburrido?" " ¿Te quieres ir?",... 
Éstas y otras tantas preguntas, comentarios desde el automático.
Desde querer sobretodo cuando estaban sintiendo en mi parecer tristeza, enfado, melancolía,...que se sintieran alegres, tranquil@s.
He supuesto sus emociones.
He nombrado en voz alta sus emociones, sus sentires.
Incluso al nombrárselas y decirme ell@s que no era ése su sentir, yo les he dicho a ver si estaban segur@s, ya que parecía desde fuera que era esa emoción que yo había nombrado la que ell@s estaban sintiendo.
Yo he notado ante estas suposiciones emocionales mías que ell@s no se sentían identificad@s con esa emoción.
Les he notado que se distanciaban de mí.
Les he notado incómod@s.
He notado que aunque la emoción que yo nombraba la sentían, no les apetecía que yo la nombrara en voz alta.
No les apetecía en ese momento compartirla conmigo.
Han necesitado guardar esa emoción para ell@s, o quizás compartirla desde su propia necesidad en otro momento.
Un momento en el que ell@s han querido.
Un momento que ell@s han elegido.
Esta Chispita de Mindfulness nace de mi necesidad propia de compartir mis emociones cuando siento que es el momento, cuando me apetece,..
Sin necesidad de que nadie las nombre por mí.
Con la necesidad sí de que cuando necesito nombrar, compartir una emoción, con alguien que quiero, con alguien que amo, esté ahí por y para mí, sin dudar de lo que siento, sólo estando.
Esta Chispita de Mindfulness se la dedico primero a mis dos hij@s, luego a mi pareja, y también a tod@s l@s niñ@s y jóvenes.
Te invito a que la practiques.
Te invito a que si te apetece, si tienes la necesidad de compartir qué sientes, lo hagas, desde ti misma.
Sin buscar aliad@s en tu sentir. 
Sin buscar excusas a tu sentir.
Sin justificar tu sentir.
Te invito a que sueltes y compartas eso que sientes.
Al ver una peli, al ir al teatro, en un conflicto, en una comida, jugando a ....,. hablar desde el YO. 
Hablar desde lo que tú sientes.
Nombrar desde lo que tú vives.
Hablar desde tu experiencia.
Compartir con mis hij@s lo que siento es maravilloso.
Esta Chispita de Mindfulness está cambiando mi vida.
Yo la seguiré practicando, y ¿tú?



lunes, 2 de abril de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 30: MIDFULNESS EN LAS PALABRAS

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 30: MINDFULNESS EN LAS PALABRAS



Mindfulness en las palabras. 
Esta Chispita nace un día en el que mi hijo se descalzó, me puso los pies encima, y me preguntó: "¿Huelen?" 
Yo al escucharle me PARÉ y pensé claro que huelen! 
Tus pies huelen genial!
Y eso le dije, le compartí. 
Que el olor suyo es maravilloso, que a mí me encanta su olor el de sus pies, sus sobacos, ...
Y ahí tome´consciencia de las palabras, cómo a palabras amables, bonitas les damos un sentido negativo. 
Ya que en mi sentir oler es precioso, a mí me encanta oler a las personas, las flores, la lluvia, el salitre, la hierba, el laurel, el curry, tantos y tantos olores maravillosos en mi sentir. 
Y cómo mi hijo me había preguntado si olían como algo negativo, que molestase. 
De ahí seguí reflexionando y observando cómo usamos las palabras, y cómo muchas veces mi hija, mi hijo, mi pareja, yo  preguntamos en negación: ¿ No vienes? ¿ No quieres comer? ¿ No te gusta? ¿No hay pan? ....
Y entonces lo compartí con mi familia, y creamos esta Chispita, Mindfulness en las palabras, nos dimos cuenta de que sentíamos al preguntar ¿ No hay pan? una sensación de malestar, y al preguntar ¿ Hay pan? sentimos positividad.
Así que te propongo practicar esta Chispita de Mindfulness. 
Cada vez que vayas a preguntar una pregunta de respuesta SÍ O NO, la preguntes en positivo, y te dejes sentir. 
A mí esta Chispita y a mi familia nos ha cambiado la relación, de hecho lo comentamos a veces lo bien que nos hace sentir preguntar desde la positividad, sin negar lo que no sabemos todavía. 
Te animo a practicarla y si te apetece compartas conmigo tu practica.

lunes, 26 de marzo de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 29: MINDFULNESS CUANDO TU HIJ@ JOVEN TE DICE NO

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 29: MINDFULNESS CUANDO TU HIJ@ JOVEN TE DICE NO







Cuando mis hij@s eran de primera infancia, mi presencia les iba  bien a cualquier hora.
Cuando eran mis hij@s de primera infancia, mis planes les iban bien, les apetecían, cualquier plan fuera de la rutina era una fiesta.
Cuando eran niñ@s de primera infancia mis hij@s, si entraba en su habitación a compartir era bienvenida. 
Ahora mis hij@s son jóvenes y a veces mi presencia no les va bien en el momento en que se la ofrezco. 
 Y me dicen NO.
Mis hij@s ahora son jóvenes y a veces los planes que les propongo no les van, por el plan, por el día en que el plan es,...
Y me dicen NO.
Ahora cuando toco la puerta de su habitación, me comparten que no les apetece que entre, que esté, que necesitan su intimidad.
Y me dicen NO.
Con esta Chispita de Mindfulness te invito a que si tienes jóvenes en tu vida, hij@s, sobrinos, alumn@s,... y ante una propuesta tuya, una invitación, un rato de presencia, un compartir te dicen NO, te invito a que PARES, uses ese NO como una manera de decírte qué están necesitando en ese momento. 
Quizás sea SILENCIO.
Quizás sea INTIMIDAD.
Quizás sea SOLEDAD.
Quizás sea..........
Quizás sea algo de lo que tú necesitas algunas veces también y por no herir a las demás personas, les dices que SÍ. 
Te invito a que uses ese NO, para que PARES, y revises, eches un vistazo a si ese NO con presencia, amor, respeto, puede ser un día un SÍ. 
Esta Chispita de Mindfulness es una invitación a conectar contigo mism@ ante un NO de tu hij@, amig@, alumn@, sobrin@, niet@, joven. 
Con esta Chispita de Mindfulness, al practicarla, crearás que tu hij@,... confíe en lo que siente, piensa, quiere hacer, y se atreva con naturalidad a decir que NO. 
Con esta Chispita de Mindfulness te invito a que el NO sea tu amig@, sea una señal, una oportunidad para tomar consciencia, aceptar y crear intimidad emocional con l@s jóvenes de tu vida.





lunes, 19 de marzo de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 28: MINDFULNESS Y LA IRONÍA

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 28: MINDFULNESS Y LA IRONÍA




Siento desde niña que la ironía me hace alejarme de las personas que la usan. 
Siento que la ironía la usan para alejarse de mí. 
Siento desde niña que con la ironía he tapado mis emociones. 
Siento que con la ironía he ocultado mis  sentimientos.
Siento que con la ironía he ocultado mi  verdad.
Cuando era niña y las personas adultas usaban conmigo la ironía, yo me sentía insegura. 
No sabía qué pensaban en realidad, qué sentían. 
Y esto me inquietaba mucho.
Así que yo me imaginaba la verdad de su pensamiento, la verdad de su sentir. 
Y muchas veces no acertaba.
Ahora de adulta me doy cuenta de la confusión que esto produjo en mí. 
Aquí y ahora me doy cuenta de la ansiedad y angustia que la ironía provocaba en mí.
Me recuerdo suplicando a veces a mi madre o a mi padre, que me dijeran de verdad lo que sentían.

 Y ell@s seguían desde la ironía, se reían.
Ahora de adulta tomo consciencia de que esa ironía la aprendí y la hice mía también.
Y que muchas veces la he usado con mis hij@s, con mi pareja, con amig@s,...
Aquí y ahora tomo consciencia de que la ironía me aleja de mi sentir, de mi corazón, me hace ponerme una máscara, no ser clara, natural, sincera, honesta, humilde. 
Y ahora desde donde estoy yo necesito ser: honesta, humilde, sincera, natural, orgánica, ser yo misma. 
Si resuenas con mi sentir,
 te invito a practicar esta Chispita de Mindfulness número 28 que llevo un tiempito practicando. 
Te invito a PARAR y tomar consciencia de cómo te sientes. 
Te invito a tomar consciencia de cada vez que la ironía quiere apoderarse de ti, y PARES. 
Te invito a que identifiques esa ironía.
Te invito a que ACEPTES esa ironía.
Te invito a tomar una distancia con ella.
Y te invito a que la OBSERVES.
Y te invito a que te dejes SENTIR.
 Y eso que sientes lo expreses.
Con un gesto.
Con un movimiento.
Con un abrazo.
Y si puedes lo NOMBRES.
Con una palabra.
Con dos.
Con esta Chispita de Mindfulness podrás cambiar la ironía por autenticidad.
Practicando esta Chispita de Mindfulness yo me estoy conociendo más a mí misma, estoy sabiendo qué siento.
Practicando esta Chispita de Mindfulness  las personas de mi vida saben lo que siento, confían en mi sentir, les apetece compartir conmigo su sentir. 
Se sienten segur@s conmigo.
Sienten que lo que les transmito es verdad, que soy yo. 
Sienten que lo que me comparten, lo que sienten ell@s es importante para mí.
Y así vamos creando un lugar hermoso de intimidad.
Te invito a que la practiques sobretodo al ir a usar la ironía con l@s niñ@s y con l@s jóvenes de tu vida. 
En mi experiencia puedo compartirte que la ironía de las personas adultas que me acompañaron en infancia y juventud me alejó mucho de ellas y de mi propio ser esencial.






lunes, 12 de marzo de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 27: MINDFULNESS CUANDO LLEGA TU HIJ@ JOVEN A CASA

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 27: MINDFULNESS CUANDO LLEGA TU HIJ@ JOVEN A CASA



Esta Chispita de Mindfulness es pura amabilidad con un@ mism@ y pura amabilidad con nuestr@s hij@s jóvenes.
Cuando era joven, y llegaba a casa del instituto, o de estar con l@s amig@s en la calle muchas veces llegaba  sin ganas de hablar, cansada, con ganas de amor, mirada, buen rollo, alegría, otras veces con ganas de silencio, estar tumbada en la cama, en el sofá y escuchar música, otras de ver algo en la tele y no pensar.
 Eso sí me hubiera encantado saber que mi madre, que mi padre estaban ahí, en sus cosas, dispuest@s a cuando yo lo necesitara, PARAR, y compartir conmigo, su día, sus pasiones, sus experiencias. 
Escuchar con atención amable mis dudas, mis amores, mis pasiones, mis compartires. 
Tomarnos un zumo junt@s, salir a nuestro balcón y mirar, estar ahí junt@s. 
Cuando llegaba me solía encontrar a mi madre seria, enfadada, sin muchas ganas de estar.
Sin ganas de compartir desde ella. 
Sus compartires eran sobre lo mucho que había hecho, limpiando, haciendo la compra, lavando la ropa, haciendo la comida,... 
Y todo desde su rechazo hacia ese hacer suyo.  
Y mi padre ausente, casi siempre. 
Si me decidía a compartir algo, siempre recibía un juicio, una crítica, un ya te lo dije, un no he parado en todo el día, estoy cansada...
También preguntas de qué has hecho, dónde has estado, con quién has estado, de cómo podía estar con las amigas toda la tarde en el parque sentadas,... 
Preguntas que no sabía cómo contestar, no me apetecía contestar, no era eso lo que quería compartir, ahora soy consciente de que mi necesidad era de compartir intimidad, y no datos. 
Desde mi experiencia y mi sentir te invito a practicar esta Chispita de Mindfulness. 
Cuando tu hij@ llegue a casa de estar en la calle, con l@s amig@s, del instituto, de la universidad, de un viaje, de donde sea que haya estado, te invito a PARAR, y estar, ahí. 
Estar en aquello que estabas, y PARAR, dedicarle una mirada, atención amable y observar qué está necesitando. 
Quizás necesite ir a su habitación y estar ahí sol@, tumbad@, conectando. 
Quizás necesite un zumo, algo de comer, y se lo puedes ofrecer y compartir el hacérselo y tomarlo con él/ella.
Quizás necesite solucionar algo con sus amig@s y necesite usar el móvil y hablar con ell@s, cerrar eso que le preocupa. 

Muchas veces cuando llegaban mi hija o mi hijo a casa después de estar en la escuela, después de estar con l@s amig@s, yo estaba ahí, esperando, dispuesta a preguntarles qué tal lo habían pasado, qué habían hecho, con quién habían estado. 
Yo sentía que así ell@s sentirían que me importaba qué habían hecho, cómo se sentían, que así sabrían que me importaba quiénes eran sus amig@s. 
En cambio empecé a notar sobretodo en primera infancia y  en primaria que cuando venían de la escuela necesitaban un tiempo de reconexión con ell@s mism@s, en el cual no tenían cabida las preguntas, mi insistencia. 
Ahora desde la consciencia siento que anteponía mi necesidad de saber por no haber estado con ell@s en todo el día, a la de ell@s de sólo querer estar conmigo, con mi pareja, tranquil@s, en casa, sin ninguna necesidad de recordar y compartir lo hecho en la escuela. 
No tenía cabida mi necesidad de saber por no haber estado en todo 
Mi hija me contestaba, e intentaba contarme, mi hijo en cambio me contestaba que muy bien, y ya está. 
Con la práctica del Mindfulness puedo respetar las necesidades de mis hij@s, y así yo sentirme muy a gusto. 
La verdad es que el hacer las preguntas me creaba tensión, sobretodo cuando no recibía respuesta, creaba un ambiente tenso falto de intimidad. 
Un ambiente forzado. 
Desde que practico esta Chispita, mis hij@s y yo estamos muy a gusto. 
Llegan tranquil@s, seren@s, muchas veces con una sonrisa, y se van allí donde quieren, y cuando lo necesitan yo allí estoy, en la sala, en la cocina, en mi cuarto. 
Esté donde esté, cuando me necesitan, cuando quieren compartir, PARO, y estoy por y para ell@s. 
Y me encanta.
A veces también cuando llegan tengo una reunión, algo importante que hacer y se lo comparto, que hasta tal hora estaré haciendo eso y que a partir de esa hora estaré por y para ell@s. 
Yo también cuando llego a casa, necesito reconectarme, me gusta estar tranquila, saludar a nuestro perro, ir a mi habitación, descalzarme ....
Disfruta de esta Chispita, y si te apetece compartir, aquí estoy.


lunes, 5 de marzo de 2018

CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 26: MINDFULNESS CUANDO UN/A JOVEN COMPARTE CONTIGO SU SENTIR


CHISPITA DE MINDFULNESS NÚMERO 26: MINDFULNESS CUANDO TU HIJ@ JOVEN COMPARTE CONTIGO SU SENTIR 



Esta Chispita es mágica. 
Tengo la suerte de poder practicar esta Chispita todos los días, ya que tengo dos hij@s jóvenes. 
Llenos de ganas de compartir, de hablar, de expresar, de cuestionar, de reflexionar.
Unas ganas que me expresan en dosis de atención que me regalan cuando ell@s sienten la necesidad.
Por ello yo estoy ahí, atenta, dispuesta sea la hora que sea a escucharles, a compartir.
Cuando esto sucede, cuando vienen a mí con ganas de compartir, yo practico esta Chispita. 
Te invito a que la practiques.
Escúchale.
Mírale a los ojos.
Valora sus sentimientos.
Valora sus pensamientos.
Valora sus reflexiones.
Escúchale.
Intenta no compartir desde tu experiencia. 
Es su momento.
Quizás tú crees que a ti te pasó lo mismo. 
Es su momento. 
Hazle sentir únic@.
 Disfrútalo con él/ella.
Quizás necesite ayuda. 
Si te la pide, dásela.
Si no te la pide, puedes preguntarle si necesita algo.
También puedes decírle GRACIAS por compartir contigo. 
Ser joven es maravilloso.
Haz que lo sepa.
Que sepa que ahí contigo tiene un lugar donde puede ser él, donde puede ser ella.